Canicie prematura: cuestión hereditaria, estrés, padecimiento o tabaquismo

Pese a lo que se cree, lo cierto es que además existe un imperceptible número de casos en los que la canicie se da de manera prematura, en individuos caucásicos que aún no han cumplido los 20 años y en otros de raza negra que no alcanzan a los 30 años.



La canicie precoce es así, en la mayoría de las ocasiones, por una causa hereditaria. Sin embargo, en ocasiones, el proceso precoz de decoloración del cabello puede ser un asomo de la presencia de enfermedades como la anemia perniciosa o el hipotiroidismo, concernidas con la falta de la vitamina B-12 en el organismo, o una consecuencia directa de la patología conocida en las crónicas médicas como de ‘Basedow’.
En este sentido, también la halitosis, es un ejemplar de canicie prematura, aunque localizada. Ésta se caracteriza por aquejar, por ejemplo, a un mechón determinado, que queda tiznado de blanco en medio de la cabellera. Este tipo de canicie son consecuencia de un fenómeno hereditario.
Los especialistas en la materia también certifican la presencia de casos en los que las canas han aparecido motivadas por estrés incesante. Una desazón, la pérdida de un familiar muy amado, la resignación a un fuerte apremio en el entorno laboral o personal también pueden precipitar el surgimiento de las canas.
Otro elemento que interviene en el surgimiento de canas antes de tiempo es el consumo de tabaco. Recientes estudios manifiestan que existen hasta cuatro veces más canosos precoces entre los fumadores.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada